en-7 Alternativas de Inversión en Finca Raíz

23/04/2019

Cuando uno piensa en invertir en finca raíz, normalmente lo que viene a la cabeza es comprar un inmueble y colocarlo en arrendamiento; sin embargo existen varias opciones de inversión en finca raíz diferente al esquema tradicional y en las que se puede tener una muy buena rentabilidad.  Como sucede con cualquier tipo de inversión, lo importante es asesorarse debidamente con personas especializadas con lo cual se minimiza el riesgo.


A continuación, describimos siete (7) diferentes alternativas de inversión en finca raíz.

1. Comprar un inmueble para colocarlo en arriendo.

Esta es la alternativa más común, consiste en adquirir un inmueble usado o nuevo para arrendar, siendo esta una inversión de bajo riesgo y rentabilidad moderada.


Dependiendo de la edad del inmueble su rentabilidad oscilará entre el 3,5% y 7% anual aprox. y de ser un inmueble comercial la rentabilidad estaría entre el 6% y el 9% anual aprox.; sin embargo no debemos dejar de lado la parte más atractiva de la finca raíz; la VALORIZACIÓN que dependiendo del uso y la ubicación del inmueble oscilará entre el 5% - 9% al año. Si tomamos la suma de la valorización con la rentabilidad anual que produce el inmueble, y la comparamos con otras opciones de inversión, indudablemente la finca raíz resulta ser la opción más confiable y rentable para quien quiera invertir.

2. Adquirir el inmueble en Fiducia en un proyecto sobre planos, cancelar la cuota inicial y vender el inmueble antes de escriturar.

Consiste en adquirir un inmueble sobre planos, es decir un inmueble que aún no está construido, de forma tal que tendrá un plazo de hasta 18 meses para cancelar la cuota inicial (30% a 50%) sin ningún tipo de interés, mientras tanto el inmueble se valoriza mes a mes y al finalizar la construcción, antes de escriturar podrá vender el inmueble al precio de mercado.


Su ganancia será la diferencia entre este precio final y el precio de lanzamiento al que adquirió el inmueble, con la ventaja de que su rentabilidad estará medida solamente sobre la cuota inicial que usted entregó.

3. Adquirir un inmueble de oportunidad (remate) y venderlo a precio de mercado.

Existen inmuebles que usted podrá adquirir por un precio inferior al precio de mercado (15% a 25% por debajo del valor comercial) por inconvenientes jurídicos.

Para invertir en este tipo de inmuebles usted deberá tener disponible el 100% del dinero para cancelar de contado la totalidad del precio del inmueble; esta es una inversión a corto plazo y podrá tener el retorno de su inversión más rápidamente que en las alternativas anteriores.Sin embargo la rentabilidad que le arroje cada negocio depende de su destreza o de su asesor inmobiliario al momento de seleccionar el inmueble, las adecuaciones que se requieran, el precio final de venta y el tiempo que se tome en venderlo.

4. Invertir en Fondos de inversión Inmobiliaria.

Son fondos de inversión colectiva o de capital privado administrados por Fiduciarias que tienen como objetivo invertir en el sector inmobiliario a largo plazo con una rentabilidad esperada y un nivel de riesgo moderado.
Su rentabilidad proviene de los ingresos generados por el desarrollo de un proyecto o por arrendamientos y la valorización generada en la compra y venta de los inmuebles que hacen parte del portafolio.
Normalmente la inversión se realiza en bodegas, oficinas, y locales comerciales estratégicos donde la compra por parte de un inversionista de manera individual sería muy difícil por su alto costo.
Los fondos inmobiliarios cuentan con un equipo asesor especializado en temas inmobiliarios y sociedades administradoras de experiencia.


5. Participar en un proyecto de construcción.

Existen varias constructoras que promocionan sus proyectos con la participación de inversionistas.
Esta es una alternativa en la que se invierte en la construcción de un proyecto inmobiliario basado en las proyecciones de tiempo y rentabilidad realizadas por la constructora.
El monto de la inversión es determinado por la constructora, y una vez transcurridos las etapas de diseño, licencia, preventa, construcción y entrega de los inmuebles tendrá el retorno de su inversión, este período podría oscilar entre 20 y 24 meses dependiendo del proyecto.
Es recomendable invertir con constructoras que ya hayan tenido experiencia en proyectos inmobiliarios.


6. Invertir en Fideicomisos de Inversión Inmobiliaria.

Consiste en adquirir derechos o participaciones fiduciarios en un proyecto inmobiliario dentro de un FIDEICOMISO DE INVERSION INMOBILIARIA administrado por una sociedad Fiduciaria.
En esta alternativa de inversión, usted es propietario en proporción a su inversión no sólo un inmueble sino de la totalidad del proyecto.
Usted recibirá en proporción a su inversión la renta y valorización que generen TODOS los inmuebles que conforman el proyecto inmobiliario.
El monto mínimo de inversión es variable según el promotor y tipo de proyecto, y permite invertir en inmuebles que serían muy difíciles de adquirir de manera individual.
En cuanto a la comercialización y administración de los inmuebles, esta es entregada a firmas expertas. 


7. Adquirir un lote y desarrollar bodegas o locales y vender o arrendar los inmuebles.

Se diferencia de la participación en un proyecto de construcción a través de un constructor, en la medida en que usted interviene en la selección y compra del lote, así como en la construcción del proyecto, a través de una firma constructora donde usted es el único inversionista.


Alinvertir desde el primer momento, aumenta su ganancia en todas las etapas del proceso que le agregan valor al proyecto; su utilidad va a ser la diferencia entre el precio de mercado de las unidades inmobiliarias resultantes y el valor invertido inicialmente para comprar el lote y desarrollar el proyecto.
Cualquiera de las inversiones anteriormente mencionadas pueden parecer muy atractivas, sin embargo lo importante es asesorarse debidamente con personas especializadas para llevar a feliz término su inversión.


*La información aquí presentada es de carácter exclusivamente informativo e ilustrativo, y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría legal o financiera de ningún tema